• Inicio
  • Blog
  • Alaska y Mario Vaquerizo, un ejemplo en la planificación sucesoria

Alaska y Mario Vaquerizo, un ejemplo en la planificación sucesoria

Muchas personas no deciden hacer testamento hasta que no ven las orejas al lobo y por falta de tiempo y de planificación, todo se hace deprisa y corriendo, resultando un completo desastre.

Alaska y Mario Vaquerizo ya tienen todo decidido en lo que a sucesiones se refiere. Al contrario que muchas celebridades, nunca han tenido problemas con hacienda y siempre han respetado la legalidad vigente. Por ello, no es de extrañar que esa responsabilidad se traslade al ámbito de la planificación sucesoria.

A pesar de su joven edad (podrían pensar), han decidido ponerse manos a la obra y enfrentarse a uno de los grandes tabús: LA HERENCIA.

Su gran patrimonio se distribuirá entre sus familiares y amigos y han declarado que no crearán ninguna fundación. En palabras de Mario a la revista Shangay:

“Tenemos un testamento hecho, algo que es de sentido común, para evitar un marrón a la gente que se quede”

"No queremos que se haga ni una fundación ni nada. Nuestras cosas son nuestras cosas y nos gustan mucho. Queremos que se las repartan nuestros amigos.”

Además, el cantante ha designado incluso a un albacea para que se encargue de los asuntos relacionados con el funeral del testador, satisfacer los legados en metálico y vigilar que la ejecución se haga acorde con el ordenamiento. La encargada de estas funciones será Marta Vaquerizo, su hermana e integrante de la banda de música “Nancys Rubias”.

Así lo afirma en la misma revista:

“Yo he nombrado ya hasta a un albacea, que es Marta".

En el libro “El más allá de mis bienes”, su autora, Carmen Pérez-Pozo Toledano, también fundadora del bufete de abogados Pérez-Pozo, trata este “grimoso” tema del testamento de una manera divertida y fresca.

En el capítulo 16 titulado: Alba & Cia, se narra una historia justamente sobre esta figura. Un hombre de avanzada edad se enamora de una chica, Alba, quien lo ayuda con todos los trámites relacionados con el testamento y se compromete a ser su albacea.

Página 132:

Cuando me enamoré perdidamente de aquella beldad, que además era oficial de notaría, […] Yo había decidido poner orden en mis documentos, después de haber superado un cáncer de próstata y una profunda depresión. […] Con esas, Alba me explicó que, en cuestión de herencias, hay una figura que se llama albacea. Yo pensé que hasta el nombre la estaba llamando para que ella fuera mi persona de confianza, que repartiría mis bienes entre los herederos que yo nombrase y cumpliría con mis últimas voluntades.”

La chica, junto al asistente del protagonista, cuidan del hombre en sus últimos momentos y éste, dolido porque ningún familiar suyo se preocupa por él, decide destinar toda su fortuna a ellos dos. Cuando el hombre ya ha muerto y ha legado todo a Alba y al asistente, el difunto se percata de toda la verdad.

Para descubrir la verdad y el final de éste intrigante cuento, adquiere un ejemplar del libro en nuestra web. Al final de cada capítulo, encontrareis la explicación juridica relativa a la historia. Consta de 28 relatos cortos en clave de humor negro que te convencerán para hacer testamento.

SOLICITA UN EJEMPLAR




Passeig de Gràcia 27 3º 3ª 08007 Barcelona
Edifici Palau Malagrida
Tel + 34 93 488 15 15
Mov +34 634 038 121